Picture
No más vehículos a Diesel o Gasolina, buses, o más camiones a combustión interna serán vendidos en ocho años. El sector del transporte hará el cambio a eléctrico, llevando a un colapso del precio del petróleo y la decadencía de la industría petrolífera tal y como la hemos conocido durante más de un siglo.

Ésta es la previsión futurista del economista Tony Seba de Stanford University. Su informe por título “Rethinking Transportation 2020-2030” ha sido viral durante estos últimos días y que ha causado ansiedades y/o ciertas preocupaciones dentro del sector automovilistico tradicional.

Asimismo el profesor Seba ha predicho que la gente ya no conducirá. Sino que habrá un cambio de paradigma en la forma que se conduce hoy en día los vehículos. Habrá un cambio paulatino hacía la conducción autónoma y que serán 10 veces más económicos que los vehículos de combustión fósil, con un coste cerca de 0 para el combustible (electricidad procedente de renovables) y una vida útill de nuestros vehículos de más de 1 millón de Kilómetros.

Sólo los nostálgicos se resistirán al viejo hábito de conducir vehículos ya en fase de considerarse del pasado ó anticuados. El resto se adaptará a la nueva movilidad eléctrica y autónoma. Será cada vez más complicado encontrar estaciones de servicios que sirvan gasolina, y ya no hablemos del Diesel que tan pocas ventas tienen sus coches hoy en día con todo lo salpicado del Dieselgate. Además, el señor Tony también augura que los talleres convencionales que reparan las 2000 piezas movibles de un vehículo térmico, desaparecerán en el 2024. Los vehículos eléctricos tienen muchas menos piezas y son más fiables. No sufren tanto y no tienen tantas partes móviles que deben funcionar con aceites especiales y altas temperaturas, que finalmente hacen que se deterioren con mayor facilidad y velocidad. Un vehículo eléctrico no tiene este problema, sugiere el profesor.

Las ciudades rechazarán a los conductores conducir sus vehículos cuando el Big Data confirme lo arriesgado que es conducirlos, sin contar con los avances tecnologícos que habrá para entonces conectados a nuestros medios de trasportes y salvando miles, incluso millones de vidas al año. Serán mucho más seguros y habrá menos accidentes mortales, por lo que los seguros costarán sólo un 10% de lo que valen hoy en día.

El precio del crudo seguirá cayendo hasta por debajo de los 25$ el barril. La mayoría de plataformas petrolíferas en el planeta ya no serán rentables y serán abandonadas.

Sin duda será una “espiral de la muerte”, comenta el economista, para las petroleras y los fabricantes de vehículos, con implicaciones no muy agradables para algunos gigantes de los principales mercados bursátiles. Se hundirán paulatinamente si no se adaptan a tiempo. No es la primera vez que vemos corporaciones entrar en bancarrota de la noche a la mañana.

Hay un riesgo inminente para compañias que no sepan subirse al carro del cambio. Compañias como Ford, General Motors, y también la industría automovilista de alemania como Volkswagen, Mercedes-Benz, BMW, por mencionar algunos. No nos olvidemos de Toyota, que tan poco ha hecho por la movilidad eléctrica exceptuando por la apuesta del híbrido Toyota Prius que ha sido todo un éxito. Se tendrán que enfrentar entre fabricar vehículos eléctricos en un mercado de beneficios super bajos, o reinventarse como empresas de servicios a la conducción autónoma, tipo Uber, Lyft o incluso Cabify.

Sin duda, ahora están en el bando equivocado en cuanto la siguiente generación de vehículos eléctricos entren en escena. Los coches eléctricos serán literalmente super ordenadores con ruedas conectados en tiempo real al Big Data del Internet de las cosas. Sabiendo en todo momento dónde están los demás vehículos en cada instante, y controlando todos los parámetros como la velocidad, tiempo de llegada, frenada necesaría,autonomía, climatología, tráfico, etc, en un abrir y cerrar de ojos y sin margen de fallos. Es cuestión de tiempo que la inteligencía artificial (A.I.) llegue al sector del automóvil. . Empresas como Google, Apple, o incluso Foxconn serán disruptivas en el sector dominado por empresas  anticuadasdel sector del automóvil que llevan décadas sin innovar

La transición según el profesor Seba será conducido por la tecnología y no por la política que se aplica sobre el cambio climático. Sólo hay que mencionar a la noticia de Marzo del 2017 cuando Intel compra Mobileye por 15.300 millones de dólares.

“Estamos en la cúspide de una de las más rápidas y profundas transiciones e inevitablemente de mayor impacto en el sector del transporte de toda la historía”, afirma del profesor Seba. “Los vehículos de combustión interna entrarán en un círculo vicioso de mayores costes”.

El punto de inflexión llegará en los próximos dos o tres años cuando las autonomías de los vehículos 100% eléctricos sobre pasen los 300 o 400 Kilómetros reales y, también, bajen a su vez los precios de los 30.000 dólares a los 20.000 dólares por unidad. Tras éstas cifras habrá un cambio radical en la mentalidad de los usuarios que no dudarán por un segundo la compra de un coche eléctrico.

“Lo que la curva del precio indica es que en el 2025 todos los vehículos serán eléctricos, todos los autobuses, todos los tractores, minibuses, tractores, cualquier cosa con ruedas será eléctrico” comenta el economista Tony Seba.

“El pico de la demanda global de barriles de petroleo será de 100 millones por día durante el año 2020, bajando a 70 millones para el 2030”. Seguirá habiendo demanda de petróleo para la industría química, la aviación, que incluso la NASA y Boeing están trabajando en aeroplanos híbridos para cascos de pocos pasajeros.

El profesor Seba afirma que para el 2030 en EEUU el 95%  de los Km recorridos serán realizados por vehículos autónomos. El petróleo usado para fines de transporte se reducirá de 8 millones a sólo 1 millón de barriles por día.

El coste para recorrer 100km será menos de 1€. El americano promedio se ahorrará unos 5600$ al año realizando el cambio. El gobierno de EEUU perderá unos 50.000 millones de dólares al año en recaudación de impuestos.

“Algunas naciones y compañias que dependen del petróleo para subsistir desaparecerán mapa de un día para otro. Exxon-Mobil, Shell y BP verán afectadas en un 40% o 50% sus activos en tiempo record."

En el caso de India quieren eliminar toda dependencía al petróleo en el 2025. “El cambio de irreversible”, comenta Wang Chuanfu, CEO de BYD, una compañia de vehículos eléctricos en China. Comentarío respaldado por el magnate Warren Buffet. Fué el mismo Warren Buffet quién vendió todas sus acciones de Exxon Mobil en el 2015.

Todo el cambio está sucediendo a un ritmo mucho más rápido de lo esperado, según Arabía Saudí y la OPEC. El cártel predijo que había un incremento en el crudo de 16.4 millones a 109 millones de barriles al día para el 2040, con el incremento en la demanda de India tras sobrepasar a china como consumidor de mayor crecimiento. Hasta afirmar que el 77% de todo crudo sería usado como energía globalmente, similar a hoy en día, amenazando implícitamente al tratado de París al rozar los límites.

Que la OPEC se crea sus propias afirmaciones es complicado, pero que las acciones tomadas por Arabía Saudí indican todo lo contrario diversificando sus negocios y haciendo inversiones millonarías hacía energías renovables.

Muchos expertos discreparán con el profesor Seba dónde sus alegaciones se basan en tendencias tecnológicas en combinación con otros factores creando la tormenta perfecta. No se puede negar en la simplicidad de fabricar un vehículo eléctrico que lo hace extremadamente fácil fabricarlo. El Tesla modelo S sólo tiene 18 piezas movibles. Cien veces menos que un vehículo convencional. El mantenimiento ese prácticamente nulo. Por eso Tesla está dando garantías de Km ilimitado.

Los vehículos autónomos bajo demanda serán usados más intensamente a diarío que los coches de hoy y tendrán un vida útil entre 50.000 y 1 millón de Kilómetros.

Desde hace tiempo es sabido que los EV son hasta 4 veces más eficientes que uno a Gasolina o Diesel, que pierden alrededor del 80% de su energía en calor. Lo que cambia la ecuación son los inminentes modelos eléctricos que tienen un rendimiento y aceleración de un Lamborghini con un coste 10 veces menor, y 10 veces más barato conducirlo.

“Los vehículos de tracción eléctrica son mucho más potente, donde el Gasolina y el Diesel no pueden competir.”, comenta el profesor Seba. Un paralelismo sería lo acontecido las camaras de fotos de carrete (Bancarrota de Kodak) hacía las versiones digitales, no puedes competir con mergenes cero”, recuerda el señor Seba.

El cambio no sólo afectará a los coches, también sufrirá su parte los camiones. En EEUU el 70% de todas las rutas ya se pueden cubrir con las autonomías de las baterías actuales. Y van mejorando cada año.

En resumen se puede decir que habrá muchos cambios en el sector del transporte y muchas compañias tendrán que cerrar debido a la transición, pero otras muchas se crearán para dar soporte al nuevo modelo. El binomío transporte limpío-conducción autónoma nos deparará muchas sorpresas y formas nuevas de movilidad. Cierto es que habrá perdedores y ganadores en la batalla del cambio, pero sin lugar a dudas los que nos vamos a beneficiar del transporte eléctricos son las ciudades y las personas que vivimos en ella. Por no mencionar el medio ambiente y el tema de las enfermedades que provoca aspirar los innumerables tóxicos que producen los vehículos térmicos. Y un largo e.t.c. y ventajas que aporta la movilidad eléctrica que son incuestionables a día de hoy y que la mayoría de las personas están esperando el momento de dar el salto definitivo al vehículo eléctrico.

Para leer noticias similares:

http://ecolectricbattery.com


 


Comments

02/07/2017 09:38

Personally I think an eight year time frame is way too optimistic. The price of battery production will have to drop considerably, the battery technology and charging technology will have to change exponentially in that time. Then we have to put the fast charging infrastructure in place to cope with the change to EV's before we can convince or cope with major buying of EV's. Personally I think hydrogen fuel cells will be the answer as they don't produce any greenhouse gases. Also they use the fuel cell to produce electricity and can be refilled in the same time it takes to fill a conventional car. Also they have the range. But they also will take more than 8-10 years to topple the combustion engine.

Reply

Your comment will be posted after it is approved.


Leave a Reply